Introducción

Mejorar la competitividad de nuestras industrias requiere de profesionales en la toma de decisiones tanto en producción como en logística que deben evitar/minimizar las operaciones sin valor añadido a partir de coordinar eficientemente tanto el flujo físico de las materias primas y productos, como el flujo de información así como el flujo financiero, los cuales suelen estar sometidos a diferentes tipos de retrasos, provocando en general esperas y costos no asumibles en el actual mercado.

La optimización de las medidas de rendimiento (KPI’s) en este tipo de sistemas se considera un problema complejo, debido entre otros a las distintas interacciones y lazos causales que aparecen no tan solo entre los 3 flujos mencionados, sinó también a nivel interno en cada flujo. La habilidad de medir, entender y preveer el comportamiento de las dinámicas que gobiernan el comportamiento de los diferentes flujos y su impacto sobre el rendimiento global del sistema son de crítica importancia para entender y diseñar mecanismos que permitan mitigar los efectos de las dinámicas no deseadas (ie. Perturbaciones que aparecen como fruto de la interacción entre flujos) y conseguir un sistema de producción eficiente y competitivo en costes y plazos de entrega.

La toma de decisiones en el campo de la gestión de la producción, gestión logística y la gestión de la cadena de suministro se considera un problema complejo que requiere de nuevos métodos de enseñanza que motiven situaciones reales en las que varios temas se integran dentro de una disciplina de estudio. Por ejemplo, la determinación de la las cantidades de producción en el tiempo para una fábrica, puede implicar al menos a las decisiones de previsión de la demanda, la asignación de recursos, la programación de la máquina, y la determinación política de inventario.

Para mejorar la formación en la gestión de modelos de producción emergentes, es necesario adquirir una nueva comprensión de las industrias de bienes, re-aprovechar los conocimientos y las teorías de los diferentes campos en los que los profesionales en activo han sido formados, y dotarlos de nuevas herramientas que ayuden a implementar soluciones innovadoras con una respuesta atractiva en la actual coyuntura económica. Cabe considerar además que la mayoría de las empresas en la industria prefieren contratar a personas que tienen capacidades multi-funcional con el fin de aumentar su competitividad en el mercado.

Uno de los materiales didácticos tanto para la formación de los futuros profesionales como para el desarrollo de nuevas líneas de investigación, han sido las herramientas denominadas  “juegos serios”, que no sólo fomentan el talento en la formación a partir de introducir cierto grado de competencia en alcanzar los mejores resultados, sino también para disfrutar más del proceso de aprendizaje.